Archivos de la Categoría: Filosofía

Filosofía

¿Dónde está?

¿Dónde está la vida que hemos perdido al vivir?

¿Dónde está la sabiduría que hemos perdido en el conocimiento?

¿Dónde está el conocimiento que hemos perdido en la
información?

Thomas Stearns Eliot, conocido como T. S. Eliot (St. Louis, Missouri, 26 de septiembre de 1888 – Londres, 4 de enero de 1965) fue un poeta, dramaturgo y crítico anglo-estadounidense.

Filosofía

Hacer perfume

Solo oliendo flores no se hace perfume.


Filosofía

APIs, una cuestión de fe.

En el mundo de la programación orientada a objetos uno introduce una serie de argumentos en forma de texto y deposita su confianza en la implementación interior con la esperanza de ser correspondido con la respuesta adecuada. Y así recursivamente, método a método, módulo a módulo y sistema a sistema hasta que uno asciende tantos peldaños en la escalera de la abstracción que acaba siendo una mera cuestión de Fe que el todo funcione como uno, dando lugar a una interacción y funcionalidad que en ejecución es algo más que la mera suma de las partes que lo componen.

El uso de APIs en la informática, como tantas cosas en esta vida, acaban siendo una mera cuestión de Fe.

 

Filosofía Herramientas Redes sociales Web 2.0

Las maravillas de la nube

Esta semana gracias a un precioso pete de la placa base he evidenciado las maravillas de la llamada web 2.0, la nube o si nos dejamos de nombres rimbombantes, el estado actual de la web. En primer lugar, estaba bastante tranquilo, incluso con el disco duro principal para tirar a la basura tenía toda la información imprescindible en mi cuenta de Gmail, en Google Docs y en Zoho.com. Y los archivos multimedia y todo mi historial universitario y los proyectos pre-2.0 a buen recaudo en el disco duro externo libre de picos de tensión.
Pasaron varios días donde echaba en falta una pantalla que no fuera la del miniportátil Compaq de 14″ sin salida a VGA, el Adobe Photoshop sin él que no se vivir… y poco más. Bueno, el maldito sistema propietario del Iphone y la retrógrada Itunes Store + Itunes, pero hablemos de cosas bonitas…
Varios días después de estar pudiendo operar al 80% de lo habitual para mí, reinstalo Windows XP y en cuestión de media hora más tengo reinstalados todos los programas habituales que utilizo (herramientas de desarrollo web, edición gráfica, utilidades varias, navegadores web y suite ofimática). Y entonces me fallan los drivers de audio. Así que particiono el disco e instalo Ubuntu, 9 se actualizan los paquetes via red, y ¡voilá!trinity_phone_booth

Lo curioso es que en cualquiera de las reinstalaciones lo primero que hice es guardar en favoritos mis sitios habituales, es decir, Gmail, Google Docs, Facebook, LinkedIn, mis blogs y alguna que otra página de noticias. (Lo se, me falta usar del.icio.us), y lo segundo fue entrar en ellos. Además en cualqueirda de ellos un navegador web me asegura la interoperatibilidad. En resumen, ¿que necesitamos ahora en el día a día? un pequeño SO y un navegador. Aunque soy partidario de tener una buena base de datos en un HD externo en el que no dependas de una conexión de red para acceder. Y será difícil sustituir las aplicaciones de escritorio pesadas como los editores de video, imagen 2D o 3D y los entornos de programación.

Aunque asusta la cantidad de información que Google y otros grandes tecnológicas de la sociedad de la información tienen de nosotros (véase Facebook), pero no cabe duda de que las bases ya se han sentado, y no hay vuelta atrás, bienvenidos al futuro, un futuro social y virtual donde, y ahora más que nunca,  la llave para hacer de estas nuevas herramientas lo que queremos que sean, está en cada uno de nosotros. Tenemos la capacidad de hacer un mundo libre, con la regulación y la transparencia necesaria para garantizar un correcto funcionamiento en haras del progreso de la humanidad o dejar que se convierta en un sistema de control con el que etiquetarnos, lavarnos el cerebro o vendernos al mejor postor. Piensa, si mañana inventaran el cuchillo, ¿lo prohibirías por ser un objeto punzante o alabarías por lo que te facilita comer carne? En el punto medio está la virtud.

Filosofía Redes sociales

El Tao de Twitter

Actuar y no actuar,
realizar y no realizar,
sabroso e insípido,
grande y pequeño,
mucho y poco,
en todo rige la virtud.
Acomete la dificultad por su lado más fácil.
Ejecuta lo grande comenzando por lo más pequeño.
Las cosas más difíciles se hacen siempre abordándolas
en lo que es más fácil,
y las cosas grandes en lo que es más pequeño.
Por eso el sabio nunca realiza cosas grandes,
y así es como puede llevar a cabo grandes cosas.
El que promete a la ligera,
no cumple con su promesa.
El que todo lo encuentra fácil,
hallará la vida difícil.
Por eso, el sabio en todo considera la dificultad,
y en nada la halla.

Tao Te Ching 63.

IM, texto, Blackberry;
pía al contenido de tu corazón.
Ese es el Tao de Twitter,
el Zen del Ahora.

Muchos son los llamados,
pero pocos los despiertos.
El Secreto es el estar totalmente presente
Y despierto. Nada nuevo
bajo el sol.

http://www.kenwilber.com/blog/show/539

Filosofía Reflexiones

El barquero ignorante

barquero

Un joven erudito, arrogante y engreído, para cruzar un caudaloso río tomó una barca. Silente  y sumiso, el barquero comenzó a remare con diligencia. De repente, una bandada de aves surcó el cielo y el joven preguntó al barquero:

- Bueno hombre, ¿has estudado la vida de las aves?
- No, señor – repuso el banquero.
- Entonces, amigo, has perdido la cuarta parte de tu vida.

Pasados unos minutos, la barca se deslizó junto a unas exóticas plantas que flotaban en las aguas del río. El jóven reguntó al barquero:

- Dime, barquero, ¿has estudiado botánica?
- No, señor, no se nada de plantas.
Pues debo decirte que has perdido la mitad de tu vida – comentó el petulante joven.

El barquero seguía remando pacientemente. El sol del mediodía se reflejaba luminosamente sobre las aguas del río. Entonces el joven preguntó:

- Sin duda, barquero, llevas muchos años deslizándote por las aguas. ¿Sabes, por cierto, algo de la naturaleza del agua?
- No, señor, nada se al respecto. No se nada de estas aguas ni de otras.
- ¡Oh, amigo! – exclamó el joven -. De verdad que has perdido las tres cuartas partes de tu vida.

Súbitamente, la barca comenzó a hacer agua. No había forma de achicar tanta agua y la barca comenzó a hundirse.

El barquero preguntó al joven:

- Señor, ¿sabe nadar?
- No – repuso el joven.
- Pues me temo, señor, que has perdido toda tu vida.

Moraleja: el conocimiento intelectual no implica conocimiento práctico.

En teoría no hay diferencia entre la teoría y la práctica. En la práctica sí. Nada nuevo, algo que todos sabemos y en mayor o menor medida hemos experimentado. Pero que no está de más recordar. Ser conscientes del delicado equilibrio entre teoría y práctica. Entre ser y hacer. La manera de hacer es ser, decía Lao Tse.

Diseño gráfico Eventos y congresos Filosofía Reflexiones

Espíritu emprendedor, proyecto de vida

Con el título “Cómo emprender un proyecto de éxito” Bernardo Hernández empezaba este pasado domingo en el Congreso de Webmasters su ponencia, si no llega a ser porque el día anterior me entero de que es el vicepresidente Mundial de Google y que Alejandro Suárez me lo recomendara, ni siquiera hubiera asistido. Detrás de un título tan rimbombante suele haber mucho humo, un creido o ambas cosas. Por suerte nada más comenzar la ponencia Bernardo matizaba el título, prefería titularla Emprender como estilo de vida: ambición, creatividad y miedo. Un título que iba a cambiar todo el (pre)sentido que le había dado. Empecemos por las tres características:

  • Ambición: aquí me recuerda a la crítica que estuche de Larry Wachowski hace de la falta de ambición de los directores hollywoodienses a la hora de crear películas, y que eso era algo que le impulsaba a mejorar y mejorar Matrix cada vez más. Esa pasión de hacer las cosas con la mayor perfección y pasión posible. La manera de garantizar el éxito más allá del éxito. Trabajando este enfoque, dadas las infinitas variables -y que no todas podemos controlar por mucho que nos empeñemos- estarás garantizando haber dado el máximo, trabajado duro e independientemente del futuro éxito o fracaso exterior, sentirás una paz interior de haber dado lo mejor de tí posible. Nos dice Bernardo:”Si el proyecto tiene éxito, sabes que no todo ha sido gracias a tí. Si el proyecto fracasa, intentas analizar qué es lo que has hecho mal. Es una combinación que te mantiene en un equilibrio muy prudente.”Desde luego me ha recordado a los valores que Fred Kofman expone en su libro La conciencia de los negocios: cómo construir valor a través de valores (responsabilidad incondicional, el éxito más allá del éxito, comunicación auténtica, compromiso impecable y cómo el ser, por encima del hacer, es la fuente última para la excelencia.
  • Creatividad: fundamental, considero que si estás alineado con el principio creativo del que nos habla Andrew Cohen, ese impulso cósmico que nos hace estar conectado con la fuentes del Kósmos instante tras instante, la fuente de la que beben el virtuoso del violín, el poeta iluminado o el emprendedor visionario. Una creatividad que se cultiva para más tarde dejarla ser para poder Ser, bien a través de la meditación o de la práctica de algún arte o actividad con la que verdaderamente aprendas a disfrutar y disfrutes aprendiendo.
  • Miedo: “los valientes no tienen ausencia de miedo, simplemente aprenden a controlarlo, hay que entender de qué miedo se trata”. En este punto me gusta más la perspectiva mencionada por Steve Jobs en el famoso discurso del acto de graduación de Standford. “Si vives cada día como si fuera el último, algún día tendrás razón” desde entonces se preguntaba cada día frente al espejo ¿si hoy fuese el último día de mi vida me gustaría hacer lo que voy a hacer hoy? Y si la respuesta era NO por muchos días seguidos, sabía que tenía que cambiar algo. (…) El recordarme que todo íbamos a morir pronto era la herramienta más importante que he encontrado para ayudarme en las grandes decisiones de mi vida, porque prácticamente todo, todas las expectativas , el orgullo,  EL MIEDO, o la vergüenza a fracasar… desaparecían frente a la muerte. Viviendo lo que verdaderamente importa, recordando que todos vamos a morir es la mejor forma de pensar que no tienes nada que perder. Ya estás desnudo, y no hay razón para no seguir a tu corazón.”

Esta cita de Jobs me viene a enlazar muy bien con otro punto tratado por Bernardo en su ponencia:

Lo que importa es la experiencia personal a lo largo de tu vida. No hagas tal proyecto o tal otro porque te lo digan, o solo porque quieras ganar dinero. Haz aquellos proyectos para los que en primer lugar estás motivado, verdaderamente quieres aportar algo, porque a ello vas a estar dedicando tu vida. Si no disfrutas con el proyecto, no lo hagas. Se necesita trabajar duro, pero a la vez pasártelo bien.

A mi juicio es la filosofía “Yoda”: <<hazlo o no lo hagas pero no lo intentes>>, para Bernie:

“no importa lo bueno que seas, sino lo bueno que quieres ser. Aprender como fuerza vital. Entre hacer y no hacer, siempre hacer. Si os plantean un proyecto es fundamental estar motivado, y entonces hacedlo, porque de ese hacer váis ha aprender”.

Estoy de acuerdo, pero es importante resaltar que esa elección hay que tomarla desde lo más profundo de nuestro ser y analizando conscientemente nuestros actos, pues toda acción comporta una consecuencia y aunque podemos abarcar muchas veces más cosas de las que nos creemos, y es sano forzar el límite de nuestras posibilidades, podemos estar cometiendo el error de estar dejando de lado aquello que verdaderamente nos importa. Esa diferencia entre la decisión ciega y la iluminada creo que nos viene dada por la volición interior – en cierto modo el Cemet Noscet latino-. Cuando te conozcas a tí mismo a través de la introspección sabrás cuando estás haciendo lo correcto.

A veces parece que necesitemos de mil vidas para poder llegar a dar todo lo mejor de nosotros mismos y hacer algo grande para los demás que nos satisfaga a nosotros mismos, pero piensa, ¿y si cada una de estas mil vidas fueran las actualizaciones del nuestro desarrollo personal? Morir a nuestra estructura egoica anterior y volver a renacer instante tras instante; transformación tras transformación, integrándonos en niveles de desarrollo cada vez más profundos y abarcantes desde los que interactuar con nosotros mismos, con la sociedad y con todo lo demás. Pero de todos modos, simplemente vive, como dijo Schopenhauer al llegar a su madurez:

Cuando llegas a cierta edad y echas la mirada atrás en el tiempo, tu vida parece haber tenido un orden. Parece como si hubiese estado definida por alguien. Y esas cosas que cuando ocurrieron parecían puramente accidentales, simplemente algo que pasó sin más, se convierten en los elementos principales de una trama con sentido. Así que me pregunto ¿quién creó esta trama? Si ya tus sueños están creados por aspectos de uno mismo que escapan a tu conciencia, toda tu vida ha estado compuesta por tu volición interior. Al igual esa gente que conociste por casualidad, se convirtieron en agentes que estructuraron tu vida, tú mismo te has convertido en el agente que ha estructurado otras vidas y toda la trama en su conjunto encaja en una gran sinfonía. Todo influenciando y estructurando todo lo demás. Por ello, nuestras vidas, fueron el sueño del Soñador Único donde todos los personajes del sueño están soñando también, y todo se conecta con todo moviéndose desde su propia volición en la naturaleza.

Alex Grey

Joseph Campbell, el mayor historiador de las religiones en el siglo XX y cuyos libros fueron una fuente inagotable de inspiración para George Lucas y su saga galáctica:

Cuando mis alumnos me preguntan “¿Debo hacer esto? ¿Debo hacer esto otro? Les respondo: sigue tu instinto. Hay algo dentro de tí que sabe cuándo estás en el centro, que sabe que están en el Ser, o que estás fuera de él. Y que si te vas para ganar dinero, perderás tu vida. Así que lo que cuenta no es el destino, es el viaje.”

 

Esta entrada fue escrita originalmente en el blog www.ondasenlasuperficiedelser.es

Page optimized by WP Minify WordPress Plugin